EXCURSIÓN POR 4 PUEBLOS DEL PARQUE CULTURAL DEL CHOPO CABECERO (TERUEL)

Camarillas, Aguilar del Alfambra, Ababuj y El Pobo

Los 4 pueblos por los que paseamos hoy no salen en las grandes guías de viaje, no ocupan publicaciones de Instagram ni suelen aparecer en la televisión.

Cuatro pueblos desconocidos incluso para muchos aragoneses y que, a pesar de ello, guardan tesoros y sorpresas que merecerían mayor reconocimiento. Paisajes naturales con otros modelados por el ser humano, yacimientos paleontológicos y un rico patrimonio artístico.

Espero que este modesto artículo sirva para que alguien más los conozca y los pueda disfrutar.

  1. Camarillas
  2. Aguilar del Alfambra
  3. Ababuj
  4. El Pobo
  5. Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra

Puedes hacer este recorrido en un día, ya que los cuatro pueblos están muy cerca, pero yo te recomiendo al menos dedicar un fin de semana para poder disfrutarlos con calma.

Si los visitas en el día, puedes limitar el recorrido a los cascos urbanos, pero si cuentas con todo el fin de semana tienes sugerencias sobre lugares cercanos o actividades interesantes.

Es una ruta para disfrutar en solitario, en pareja o en familia, pero me atrevo a decir que es una excursión ideal para hacer con niños porque vamos a encontrar dinosaurios, o al menos el recuerdo de su paso por estas tierras.

Camarillas

Qué ver en Camarillas

Tengo la sensación de que Camarillas no ha tenido suerte. Es un pueblo con un patrimonio histórico cultural espectacular y, a pesar de ello, absolutamente desconocido y, lo que es peor, en peligro de desaparecer.

Podemos empezar el paseo a pie desde el Ayuntamiento, con su lonja o trinquete. Tomando la calle que arranca a la derecha del lavadero llegaremos a la primera de las casas señoriales que encontraremos en Camarillas, la Casa de la Fuente.

Si algo me sorprende en Camarillas es la gran cantidad de casas palaciegas que conserva. Me intrigan especialmente este tipo de edificios y me encantaría poder verlas por dentro.

La Casa de la Fuente tiene este nombre porque en frente está la Fuente Vieja, de 1542, una de las más antiguas de la provincia de Teruel.

En nuestro paseo por Camarillas tuvimos la gran suerte de encontrarnos con Antonio, vecino con muchos años a sus espaldas y que nos hizo de guía improvisado. Hay que decir que, para patrimonio valioso el de la gente mayor de estos pueblo, siempre acogedores, confiados y serviciales.

Antonio nos contó que, de los dos caños que tiene la fuente, el de cobre era sólo para los propietarios de Casa de la Fuente, los ricos siempre con sus privilegios.

Otras casas palaciegas que encontrarás por las calles de Camarillas son la Casa de los Barberanes (en la calle Olmo) y la Casa Miedes (en la calle Herrería).

La arquitectura civil y popular del casco urbano de Camarillas cuenta con ciertas singularidades respecto al resto de conjunto urbano de las localidades del Parque cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra. 

En Camarillas se conserva un interesante conjunto de edificios señoriales levantados entre los siglos XVI-XVIII que mantiene unas constantes constructivas diferentes: entrada mediante un patio de acceso que incluye una portada a la vía bien adovelada o adintelada, las fachadas principales de los edificios recaen sobre este patio, no sobre la propia vía; siendo además muy abiertas mediante pórticos y solanares. En el resto de fachadas, laterales y posteriores, tiene pocos vanos, pero algunos de ellos con rejerías de forja destacadas y no está extendido el encalado en las fachadas sino el revocado mediante tonos ocres.

http://www.sipca.es/

En la parte alta del pueblo encontramos los restos de la Iglesia de la Virgen del Castillo.

Esta era la iglesia vieja y, junto a ella, estaba el cementerio, de hecho aún se ven algunas lápidas. A pesar de que hoy sólo se conservan parte de sus muros, merece la pena acercarse para admirar su hermosa portada renacentista, con inminente peligro de derrumbe.

Iglesia de la Virgen del castillo
Portada plateresca de la Iglesia de la Virgen del Castillo

Sobre ella se ven los restos del castillo, construido durante la Guerra de los Pedros (s.XIV). Desde su torre cilíndrica se tienen unas vistas excepcionales de la población y se aprecia perfectamente el hundimiento de la cubierta de la Iglesia, de lo que ahora te hablaré.

En lo alto de la loma situada frente al castillo, destaca un gran edifico rectangular, es el Granero del Obispo (s. XVI-XVII). Este edificio tenía como uso la recepción y almacenamiento del grano que se debía pagar como impuesto, el diezmo, y está rodeado de eras.

Granero del Obispo

Por detrás del castillo, un camino nos lleva a otra de las joyas del patrimonio de Camarillas, su Acueducto Medieval, que traía el agua al pueblo desde un manantial.

Por suerte, este está muy bien conservado, incluso con sus canalones cerámicos y arquetas intermedias. Sorprenden también sus dimensiones, siendo uno de los más monumentales de la provincia. Un panel explicativo hace que entendamos perfectamente su importancia.

Descendiendo hacia el centro del pueblo encontramos la Iglesia Parroquial de la Virgen del Castillo, obra de estilo barroco y notables dimensiones, construida durante el siglo XVIII.

A pesar de haber sido declarado Bien de Interés Cultural, se encuentra en un estado lamentable ya que su cubierta se hundió hace ya más de 40 años. En el centro de la plaza se conserva el remate de un peirón gótico. Recuérdalo, este peirón estaba en el centro del patio del Santuario de la Virgen del Campo, que visitaremos más tarde.

Camarillas aún guarda otra sorpresa, un nevero de los siglos XVII-XVIII muy bien conservado y musealizado con numerosos carteles que explican la importancia de estas estructuras en el pasado.

Al nevero te puedes acercar caminando unos 10 minutos desde el pueblo. Otra opción es visitarlo al marchar de Camarillas, ya que está junto a la carretera (se ve perfectamente) y se puede dejar el coche en un camino de enfrente.

Muy importante: la puerta está cerrada con un cerrojo, pero sin llave, así que siempre se puede visitar.

Nevero junto a Camarillas

Me voy de Camarillas con una sensación agridulce: es un pueblo que sorprende, con un patrimonio que sería la envidia de otras poblaciones mucho más conocidas; la parte triste es el deterioro que sufren alguno de estos monumentos, especialmente la iglesia parroquial, y la sensación de que ni por asomo hay intención de solucionarlo. Si yo me voy triste, ni me puedo ni imaginar lo que habrán sentido sus vecinos viendo morir su iglesia día a día.

Qué ver cerca de Camarillas: Santuario de la Virgen del Campo

Hemos puesto rumbo al siguiente de los pueblos de nuestra ruta: Aguilar del Alfambra, pero de camino nos encontramos con un conjunto monumental que merece que nos paremos.

El Santuario de la Virgen del Campo está a unos 2,4 km de Camarillas, junto a la carretera, por lo que lo veremos fácilmente cuando estemos llegando.

Se trata de un lugar de devoción muy antiguo, en parte gracias a la Virgen del Campo, a la que se atribuyen muchos milagros.

En torno a un patio abierto, se sitúan un conjunto de construcciones: la ermita vieja, la ermita nueva, la casa del ermitaño y una fuente abrevadero. En el centro, un peirón, del que hoy sólo queda la basa y cuyo remate hemos visto en Camarillas

En cuanto nos adentramos en el patio, percibimos esa sensación de lugar especial, cargado de historia y, por qué no, también de algo de misterio.

Pórtico renacentista

La parte más antigua es la Ermita Vieja, obra gótica de los siglos XIV-XV, a la que en el siglo XVI se le añadió un pórtico renacentista. También de este momento es la Torre Mudéjar, de ladrillo y con apliques cerámicos blancos y azules.

El estado de la torre ya nos hace adivinar que el interior de la construcción no va a estar mucho mejor.

En la actualidad, la nave está separada de la cabecera por un tabique que se levantó para intentar frenar los problemas de la estructura. El deterioro de la cabecera es alarmante, con un enorme boquete en la cubierta y peligro real e inminente de derrumbe.

En su interior, todavía se pueden ver restos de policromía de tradición gótico-mudéjar y cuatro ángeles que sujetan los nervios de la bóveda. Se adivina lo hermosa que debió ser y es incomprensible que esté en este deplorable estado y, cuando se derrumbe, la torre irá detrás ¡Inexplicable!

Aunque nos habían dicho que la puerta se podía abrir sólo soltando una cuerda, en la actualidad hay un cerrojo que impide acceder a la cabecera (a la nave sí se puede entrar por otra puerta). Nosotros pudimos verla gracias a unos trabajadores de Camarillas que estaban acondicionando la zona y tenían la llave. Fueron muy amables. ¡Muchas gracias!

A la derecha, la Ermita Nueva, edificio barroco del siglo XVIII. Aunque no pudimos ver su interior, en este caso está bien conservada y cuidada.

A la izquierda, un modesto grupo de pequeñas casas, la vivienda del ermitaño.

Aguilar del Alfambra

Qué ver en Aguilar del Alfambra

El pueblo se extiende en la ladera de un cerro y junto a la vega del río Alfambra.

Nada más entrar en el pueblo, nos sorprende el sonido del agua de la fuente. Es una fuente «tres en uno», como otras de los pueblos cercanos: fuente, abrevadero y lavadero ¡Eso sí era aprovechamiento del agua!

Por sus dos caños sale el agua a borbotones, fresquísima y en una cantidad que sorprende (no se donde leí que unos 890 litros por minuto). Una vecina nos dijo que tan sólo en una ocasión, con motivo de una sequía, cortaron el agua.

Aprovecha y llena tu botella porque, además de abundante, nos han dicho que es un agua buenísima, debe serlo, porque constantemente se acercan personas con garrafas para llevarse agua.

Fuente de Aguilar del Alfambra

Paseando por las calles de Aguilar de Alfambra y observando sus casas más antiguas nos damos cuenta que sus viviendas no eran pequeñas casitas de pueblo, sino más bien masías con su patio, cuadras, pajar y granero.

Sorprende la Casa Muñoz, del siglo XVIII, con tres plantas más falsa, destinada a palomar y bodega. Sigue la tipología palacial aragonesa con tejado a cuatro aguas coronado por un lucernario octogonal, alero barroco, enrejados y una portada con arco conopial. Como he comentado, formaría parte de una gran extensión compuesta por eras, pajar, corral y viviendas para el servicio anexas.

Casa Muñoz

Para llegar a la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol tenemos que subir a lo más alto del pueblo.

Sorprenden su color rojizo, debido a que está construida con materiales de la zona, y su monumentalidad.

Emprendemos el descenso hasta la carretera y, dando un pequeño paseo llegamos hasta la Ermita del Santo Cristo (s. XVIII).

Como las de la mayoría de la zona, tiene un pequeño atrio abierto sobre columnas de piedra, y techumbre de madera. Te vas a hartar de ver estas pequeñas ermitas, todos los pueblos tienen la suya, incluso algunos más de una, pero esta, no se si es por el entrono, pero tiene un encanto especial.

Unos pocos metros más allá, siguiendo por la carretera que muy pronto nos llevará a Ababuj vemos un curioso peirón. En este caso recuerda un hecho triste, la muerte en 1888 de un vecino. Como dice la inscripción, «Una chispa eléctrica dejó sin vida a Salvador Romero» que ya tuvo mala suerte, teniendo en cuenta que la luz acababa de llegar a España por aquel entonces.

Qué hacer en Aguilar del Alfambra: La Ermita de la Virgen de la Peña y el Paraje Natural El Estrecho

El entorno de Aguilar del Alfambra guarda lugares sorprendentes. Si dispones de algo de tiempo, no dejes de hacer esta pequeña ruta que te encantará. Además, puedes hacerla paseando o en coche.

El recorrido es fácil y se divide en dos partes que te llevarán a tener distintas perspectivas de un paraje natural con el río Alfambra como protagonista.

La primera parte nos conduce a la Ermita de la Virgen de la Peña y su mirador adaptado, con extraordinarias vistas del cluse de Aguilar, un espectacular pliegue abierto por el río.

La segunda parte de la ruta nos lleva , entre hileras de chopos cabeceros centenarios, a conocer El Estrecho, un imponente desfiladero de paredes rocosas verticales por el que discurren encajonadas las aguas del río Alfambra.

No te voy a contar mucho más, si te animas tienes todos los detalles en este artículo Paseando por el entorno del Aguilar del Alfambra

El Estrecho, Aguilar del Alfambra

Ababuj

Llegando a la Torre Vieja de Ababuj

Qué ver en Abababuj

Empezamos con una curiosidad ¿Sabías que Ababuj es el primer pueblo de España por orden alfabético?. Pues así es, ¡vamos! que si pasamos lista le toca siempre contestar el primero.

Ababuj se eleva sobre el cañón abierto por el río Seco, principal afluente del Alfambra. Existe una ruta senderista para conocer este cañón y, por supuesto, la tenemos pendiente. Hoy sólo vamos a poder verlo desde arriba, cuando nos asomemos desde el cerro de la Torre Vieja.

Vista del Cañón del río Seco desde el cerro de la Torre Vieja

En la parte más alta del pueblo nos encontramos con la citada Torre Vieja (s. XV), lo único que queda del castillo, junto al cual se construyó el pueblo.

En el centro de pueblo está la Iglesia de Santa Ana, construida en el siglo XVI y ampliada en el XVIII. No te pierdas su preciosa portada de estilo plateresco.

Santa Ana tiene también su ermita (s. XVII), la veremos junto a la carretera cuando nos marchemos rumbo al siguiente pueblo de la ruta: El Pobo.

Calles de Abababuj

Qué hacer en Ababuj: El Yacimiento paleontológico de Ababuj

Rampa de madera para acceder al Yacimiento Paleontológico de Abababuj

En Ababuj puedes ver huellas de dinosaurios, sí sí, como te lo cuento, pero es que, además se ven fenomenal.

El Yacimiento de icnitas de dinosaurios de Ababuj se encuentra junto a la carretera que une Aguilar del Alfambra con Ababuj, por lo que, aunque te lo cuento ahora, es mejor que lo veas antes de llegar al pueblo. Está junto a la carretera y tiene 4 plazas de parking, esta es su ubicación.

Las icnitas de dinosaurios son las huellas fosilizadas de las pisadas que dejaron impresas en el suelo al desplazarse. Las huellas mejor conservadas se produjeron cuando el dinosaurio pisó sobre un sustrato arcilloso.

Entre el Jurásico y el Cretácico (hace 145 -150 millones de años) se formaron algunos yacimientos como el de Ababuj.

En Ababuj, se han identificado más de 75 huellas de dinosaurios generadas por representantes de diferentes grupos de dinosaurios: por ejemplo, un saurópodo de más de 20 m. o un carnívoro de unos 9 m.

El yacimiento de Ababuj consta de dos afloramientos ubicados a ambos lados de la carretera. El afloramiento principal (el que tiene aparcamiento) está totalmente adecuado para su visita y es accesible. Hay muchos carteles explicativos que ayudan a entender perfectamente lo que ves.

Está claro que hace millones de años esta zona era muy diferente y el lugar escogido por muchos dinosaurios para vivir.

Son tantos los yacimientos aparecidos en esta parte de la provincia de Teruel que se ha creado una ruta llamada La Carretera de las Huellas de Dinosaurio, una iniciativa de la Fundación Dinópolis.

Los pueblos que forman parte de esta ruta son Galve, El Castellar, Cedrillas, El Pobo, Aguilar del Alfambra, Ababuj y Camarillas. Algunos de ellos los conoceremos hoy, pero otros los dejaremos pendientes para cuando regresemos a esta zona. ¿Algún joven paleontólogo en vuestra casa? Seguro que este recorrido le encantará.

El Pobo

Casa Tarín

Qué ver en El Pobo

Llegamos a El Pobo tras atravesar grandes extensiones de cultivo de cereal.

Para comenzar la visita del pueblo podemos dejar el coche en la carretera, junto al tronco de un viejo olmo y frente al bar.

Aquí hay varios carteles que nos hablan del municipio y de una de las grandes rutas senderistas que parten de aquí : la Ruta de los pilones entre El Pobo y Corbalán. No hemos hecho esta, pero sí El camino de los pilones, de Allepuz a Villarroya de los Pinares y te aseguro que pasear entre esos elementos de señalización antiguos es tremendamente interesante.

Callejea en torno a la plaza e irás descubriendo ejemplos de casas solariegas y de arquitectura popular, como la Casa de los Ajos o la Casa Tarín, con sus elementos de forja o carpintería.

En la plaza encontramos el Ayuntamiento, con lonja de arcos y se levanta la imponente Iglesia Parroquial de San Bartolomé (s. XVI). Anexa al templo se encuentra la Casa de las Palomas, de aspecto fortificado y posible origen medieval.

Cada año, el fin de semana más próximo a la noche de San Juan, El Pobo acoge el Festival Poborina Folk, reconocido a nivel nacional y una cita obligada si te gusta la música de raiz.

De vuelta a la carretera, desde donde has dejado el coche verás la imponente Ermita de Loreto, de enormes dimensiones. Acércate a ella, detrás nos espera otra de las grandes sorpresas del día de hoy.

Ermita de Loreto

Qué hacer en El Pobo: Safari por la Sabana Turoliense

He comenzado diciendo que esta ruta era perfecta para hacer en familia y este es uno de los puntos que seguro más os va a gustar. Su visita es libre.

El Safari por la sabana turoliense es un recorrido por un pequeño parque donde encontramos reproducciones de mamíferos que vivieron en estas tierras hace más de 5 millones de años.

Birgerbohlinia, una jirafa con el cuello corto

Prepara tu cámara y disponte a fotografiar una birgerbohlinia, un tetralophodon o un amphimachairodus, verás que, a pesar de estos nombres tan raros, te van a recordar a muchos de los animales que conviven hoy con nosotros.

Además, vas a aprender un montón de cosas sobre ellos a través de los paneles explicativos que te cuentan datos interesantísimos.

El recinto es tan reciente que aún no han crecido los árboles, así que, como buen explorador, debes ir protegido con gorra. Si deseas descansar un poco en una zona más fresca, los vecinos nos contaron que la Fuente del Cubo es fantástica para ello.

Hasta aquí el paseo de hoy, si me has leído o incluso te has animado a hacer la excursión, puedes dejarme un comentario. Saber que estás ahí me anima a seguir escribiendo. Gracias

El Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra

Junto con otros 6 pueblos (Allepuz, Cedrillas, Galve, Gúdar, Jorcas y Monteagudo del Castillo) forman parte del Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra.

El Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra es un territorio situado en el sur de la cordillera Ibérica y de Aragón que presenta una excepcional arboleda de chopos cabeceros y unos paisajes históricos asociados a una economía ganadera para la producción de lana.

¿Qué es un parque cultural? Un parque cultural reúne paisaje y arte, cultura, naturaleza, tradiciones y turismo. Es un territorio donde se aúna el valor del Patrimonio Cultural y Natural, que goza de protección y promoción conjunta mediante medidas especiales de salvaguarda para sus elementos singulares.

El Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra tiene como eje un río vivo, el Alfambra. […] Miles de viejos chopos cabeceros acompañan al río formando una sinuosa dehesa fluvial, un singular ecosistema agrario. Sus árboles, podados durante siglos, han producido las vigas de los hogares, la leña para los inviernos serranos, el forraje de los rebaños. Los cabeceros son esculturas vivas y el hábitat de una rica comunidad biológica. Pero, además, son el resultado de una sabiduría popular reconocida como Bien de Interés Cultural Inmaterial por haber generado un paisaje cultural único en Europa.

https://parquechopocabecero.com/
A %d blogueros les gusta esto: