Viajes y escapadas desde mi punto de vista

Un día por la comarca de Valdejalón: la torca de Morata de Jalón, Chodes y Villanueva de Jalón

Qué ver: Un puente de roca, un precioso palacio, una plaza singular y un pueblo abandonado a menos de una hora de Zaragoza.

Puente de roca en la Torca de Morata de Jalón

Esta ruta es especial, es la primera que hacemos tras el confinamiento, casi tres meses en los que hemos sido afortunados porque la salud nos ha respetado y en los que no hemos dejado de soñar con viajar. De momento sólo podemos hacerlo por nuestra tierra, Aragón, pero hasta en eso tenemos suerte porque nuestra comunidad tiene miles de lugares maravillosos, nunca mejor dicho: Punto de partida Aragón.

A tan sólo 45 minutos de Zaragoza, a un paso de La Almunia de Doña Godina, se sitúa Morata de Jalón. Un paseo por sus calles hará que te topes inevitablemente con el Palacio de los Condes de Argillo. Fue construido a finales del siglo XVII por iniciativa de don Francisco Sanz de Cortés, Marqués de Villaverde, tras haber adquirido éste los condados de Morata y de Atarés. Su fachada delantera, abierta a la calle Mayor, configura una plaza que aúna la función política, social y religiosa como muestra de la potestad del señor de la villa, en un programa planificado para integrar la iglesia parroquial a la nueva construcción; la parte trasera de la edificación quedaba orientada a un paisaje abierto de huertas, conectando el palacio con el resto de posesiones del señor. Pero lo que más sorprende son las ménsulas del alero, una infinidad de figuradas de yeso: esfinges, máscaras, figuras monstruosas, atlantes en posiciones típicas o inesperadas, incluso vueltos de espaldas, rostros gesticulantes, contraídos y atormentados.

Si sois de Zaragoza, quizá os suene el propietario de este palacio, él fue quien se construyó una casa-palacio en la Plaza San Felipe, hoy sede del Museo Pablo Gargallo. Un poco más adelante volveremos a hablar de este abogado con títulos nobiliares.

Palacio de los Condes de Argillo, Morata de Jalón
Torre de la Iglesia Parroquial de Santa Ana, Morata de Jalón

Detalle de las ménsulas de yeso del Palacio

Pero el pueblo de la industria cementera Cemex (gran parte de su población trabaja en esta empresa) aún guarda una sorpresa. Si tenéis algo de tiempo y, como a mí, os gusta la arquitectura industrial podéis acercaros a los alrededores de la estación de tren. En esta zona se conservan los antiguos edificios de varias bodegas. En Morata se cargaba a mediados del XIX el vino del que se nutrían las bodegas francesas tras la epidemia de filoxera. Hoy sólo sigue con su actividad Bodegas Jaime conocidos por el vermú Turmeon que, por cierto, no probé, siempre hay que dejar un motivo para volver.

Bodegas Jaime, Morata de Jalón

Recorremos tan sólo 1 kilómetro y llegamos a Chodes, nos espera una de las plazas más originales de la provincia de Zaragoza.

Plaza de España, Chodes

El antiguo caserío de Chodes se encontraba en la ladera de un peñasco sobre el que se elevaba el Castillo del siglo XII, pero este pueblo fue abandonado en 1678 cuando el Marqués de Villaverde (¿os suena? sí, sí, el del palacio de Morata) construyó un pueblo de nueva planta en torno a una plaza de doce lados, con veinticuatro casas de dos plantas, tres portales de acceso y la iglesia. Con este nuevo asentamiento las gentes que habitaban en lo alto del castillo bajaran al llano a trabajar las fértiles tierras del Jalón. El pueblo de hoy en día no es mucho más que esta plaza, y ¡qué plaza!, una chulada, os lo garantizo, así fue declarada Bien de Interés Cultural en 2001.

Plaza de España de Chodes

Muy cerca de aquí se encuentra la conocida zona de escalada de Morata de Jalón y allí nos dirigimos para completar esta escapada con algo de naturaleza. No os vais a perder, podéis ir con el coche por el llamado Camino Torcas y en algo menos de 10 minutos llegaréis a un parking de tierra junto al túnel y las vías del tren.

Si sois muy andarines y el senderismo es lo vuestro podéis hacer una ruta más larga que incluye toda esta zona , es la que recoge Senderos Turísticos de Aragón llamada La Torca de Morata de Jalón y el Meandro de Chodes Hoy nosotros sólo vamos a dar una vuelta corta, eso sí muy agradable y con varios elementos interesantes en muy poco recorrido.

Zona de escalada deportiva de Morata de Jalón

Si os apetece tomar algo, junto al parking, hay una agradable terracita a modo de Foodtruck, Los Olivos ¿sabéis eso de que en la sencillez está el gusto? pues eso inspira este establecimiento. En toda la zona no vimos ni una sola mesita de madera o banco donde poder comer, pero no hace falta, si os lleváis una manta o unas pequeñas sillas plegables vais a encontrar mil sitios donde aposentaros y reponer fuerzas debajo de los chopos de la ribera del Jalón.

Cruzamos el río por un pequeño puente y ahí mismo nos topamos con uno de los elementos naturales más espectaculares del día de hoy, el conocido como Puente de Roca o Peña Agujereada. Si sois amantes de las fotos y tenéis suerte de no juntaros con mucha gente, aquí vais a hacer unas cuantas, creedme, yo he visto alguna en Instagram espectacular.

Puente de Roca

Os recomiendo avanzar un poco por el Sendero dirección a Morata de Jalón para ver los pináculos calcáreos, interesantes formas geológicas fruto del proceso de disolución y erosión. La Peña del Reloj, el Sillón del Rey, la Aguja Coñeriza, el Macizo de Ali de la Peña Viuda o las altas Paredes Negras son sólo alguno de los curiosos nombres de las decenas de caprichosas formaciones geológicas que vamos a poder ver en esta parte de la ruta, formadas por la labor erosiva del río Jalón durante miles de años.

Pináculos de piedra

Nuestro espíritu aventurero no nos llevó a probar la escalada, al menos de momento, pero si os apetece, en la zona hay varias empresas que organizan actividades sobre estas paredes de piedra. Desde los años 70 se fueron adecuando centenares de vías de escalada deportiva sobre estas paredes rocosas. Toda esta zona está llena de escaladores de todas las edades y parece divertido, si lo probáis, no olvidéis contarnos.

La Ruta por la Ribera del Jalón (veréis un poste de madera junto a las vías del tren y la Foodtruck) recorre el Meandro del Jalón y discurre entre el río y verticales paredes rocosas, un paseo circular muy agradable a la sombra, junto a un ecosistema natural de ribera. En apenas veinte minutos, llegamos al otro lado del túnel del tren, junto a un puente de hierro que permite al ferrocarril cruzar el Jalón. En media hora que estuvimos junto a este puente vimos pasar tres trenes y, al estar tan cerquita, impresiona, lo digo porque hay que tener mucho cuidado con los niños y estar muy atentos a los sonidos o mejor, por si acaso, no acercarse a las vías. La aventura termina cruzando el interior del túnel, junto a las vías, que os llevará de vuelta al parking. Hay anchura suficiente para pasar sin peligro pero, sinceramente, a mi no me hubiera gustado coincidir con el paso de uno de los trenes.

Por el meandro del Jalón

No se qué os parecerá a vosotros, pero el día está siendo bastante completo, sólo le falta un pueblo abandonado y lo tenemos, se llama Villanueva de Jalón, a él nos dirigimos ahora, será el punto final del recorrido.

Desde Morata de Jalón, siguiendo la carretera que lleva a Brea de Aragón e Illueca, a unos 3 minutos, sobre un escarpado del terreno se encuentra Villanueva de Jalón, un pueblo deshabitado, que no abandonado, como bien dice Faustino Calderón en su blog “Los pueblos deshabitados” al que no podéis dejar de echarle un vistazo si os interesa el tema y de donde yo tomo prestada la información que os voy a dar.

A pesar de que el pueblo contaba con luz eléctrica, parece que una de las principales causas de la marcha de sus habitantes fue la falta de agua, ya que la fuente estaba junto al río Jalón y se hacía muy duro subir cargando con ella por los escarpados caminos hasta el pueblo. Dos casas en las que residían dos matrimonios se mantuvieron abiertas en su última etapa, hasta 1968 cuando vieron que allí ya no podían seguir viviendo.

Plaza de Villanueva de Jalón

Pasear por un pueblo abandonado siempre es descorazonador, pero en este caso, ver el estado de la iglesia y la torre-alminar lo hace más todavía. La Iglesia de la Virgen de la Huerta, como señala la Lista Roja del Patrimonio, es uno de los edificios mudéjares destacados de Aragón y fue contemplada en el expediente que sirvió para la declaración genérica del mudéjar aragonés como Patrimonio de la Humanidad, lo cual hace más incomprensible el actual estado de abandono y ruina.

Interior de la Iglesia de la Virgen de la Huerta

No os quiero hacer “spoiler” de todo lo que vais a encontrar en el recorrido, pero creo que no os dejará indiferentes, eso sí, no vais a estar solos, los buitres os van a acompañar en el paseo con toda seguridad.

Hasta aquí la aventura, tenemos Illueca a un pasito pero hoy no tenemos tiempo de más, tocará volver a la comarca de Valdejalón. Ya sabéis, si queréis hacerme alguna sugerencia o consultar algo sobre el recorrido de hoy, no dudéis en comentar.

2 ideas sobre “Un día por la comarca de Valdejalón: la torca de Morata de Jalón, Chodes y Villanueva de Jalón”

A %d blogueros les gusta esto: