RUTA FLUVIAL DEL GUADALOPE ENTRE VILLARROYA DE LOS PINARES Y MIRAVETE DE LA SIERRA

Senderismo por el Maestrazgo turolense

Uno de las rutas más agradables que puedes hacer en el Maestrazgo de Teruel está entre Villarroya de los Pinares y Miravete de la Sierra y transcurre junto al río Guadalope.

Aunque nosotros la hemos hecho en varias épocas (como veréis por las fotos), la considero perfecta para los meses más calurosos, esos en los que tenemos que descartar otras rutas más duras. Los árboles nos proporcionan sombra y la cercanía del río sensación de frescor. La posibilidad de descansar junto a él y mojarnos los pies en cualquier momento la hace muy atractiva en verano.

Es apta para toda la familia porque no tiene dificultad ni apenas desnivel. La distancia total que separa los dos pueblos es de 6´5 km. y no es circular, por lo que debes contar con el regreso. Hacerla completa y sin paradas te costará 1 hora 50 minutos (sólo ida). Pero, como siempre digo, no es necesario hacerla completa, cada uno que haga el tramo que se adapte a tus necesidades y se de la vuelta cuando quiera, se trata de disfrutar.

La ruta es parte del PR-TE 64, por lo que está perfectamente señalizada con las marcas blancas y amarillas y carteles en las bifurcaciones, no tienes que preocuparte por la orientación y, por ello, tampoco te daré indicaciones exhaustivas que resultan un poco pesadas. Nosotros empezamos en Villarroya, pero si estás en Miravete de la Sierra, también puedes hacerla en ese sentido.

Partiendo de Villarroya de los Pinares, la ruta comienza junto a las piscinas municipales. Encontrarás ahí este viejo cartel de madera que señala el sentido del PR-TE 64, la distancia total de la ruta e indica «Miravete de la Sierra».

Inicio de la ruta fluvial del Guadalope saliendo de Villarroya de los Pinares

Pasarás junto a un peirón y, un poco más adelante, encontrarás el primer punto en el que hay que cruzar el río Guadalope, en este caso se hace por unos bloques de piedra a modo de puente, como te muestro en la tercera de las siguientes fotos.

Quizá este sea el único punto donde te puedes despistar un poco, ya que la indicación no está muy visible. Nada más cruzarlo, hay que seguir de frente, subiendo la ladera hasta alcanzar la carretera.

Te puede ocurrir, como nos pasó a nosotros, que sigas el cauce del río por su margen izquierda en dirección a un antiguo molino que está allí mismo. Su actual propietario, un señor encantador, nos comentó que le ocurre a mucha gente. Si lo haces, no pasa nada, pronto te toparás con un precioso tramo encañonado del río llamado el Estrecho de los Batanes y no podrás continuar, así que te darás cuenta de la equivocación.

Estrecho de los Batanes que se salva por la carretera

El tramo de carretera es corto y nos permite salvar ese estrecho rocoso que os acabo de mencionar. Debemos seguir hasta que veamos las indicaciones a «Fuente el Caracol 100 m.» Recorridos estos, encontremos la señal que nos hace descender junto al cauce del Guadalope y la mencionada fuente.

La Fuente del Caracol es una modesta fuente que, en su entorno debió vivir tiempos mejores, ya que había una pequeña zona de merendero con un par de mesas y bancos de madera hoy inservibles, no se si por alguna riada o por la falta de mantenimiento. Sea como fuere, la zona es preciosa y, aunque sea sentado en la hierba, merece la pena acercarse hasta aquí desde Villarroya de los Pinares, aunque sólo sea para pasar una rato.

Entorno de la Fuente Caracol, Villarroya de los Pinares

A partir de aquí, la senda, perfectamente señalizada, no se separa del río Guadalope. Los chopos cabeceros te acompañarán gran parte del recorrido y no faltarán bellos paisajes.

Hay que cruzar el río en numerosas ocasiones, para lo cual hay varias pasarelas de madera. No tiene nada de dificultad y es perfecto para hacerlo con niños. Solo hay un tramo en el que hay que pasar muy pegado al río agarrado a una sirga, pero el único riesgo es resbalar y meter un pie en el río. Precaución también en el tramo de carretera a la salida de Villarroya hasta la Fuente Caracol.

Paisajes junto al río Guadalope

Por supuesto, no dejes de visitar los pueblos que encontramos a ambos extremos de la ruta: Villarroya de los Pinares y Miravete de la Sierra. Puedes conocer más sobre ellos en mi artículo Fin de semana en el Maestrazgo. Los pueblos más desconocidos. En él te sugiero una ruta de fin de semana por cuatro maravillosos pueblos del Maestrazgo.

A %d blogueros les gusta esto: