De Jaraba a Calmarza, un día en torno al río Mesa

Santuario de la Virgen de Jaraba, sendero de la Hoz Seca, pinturas rupestres de roca Benedí y cascada del Pozo redondo de Calmarza

Hoy te propongo otro plan cercano a Zaragoza, de esos que se pueden hacer en un día con tranquilidad y disfrutando, que es de lo que se trata.

El inicio está en Jaraba, a 1 hora y media en coche desde Zaragoza capital, una localidad de la Comarca de Calatayud con un montón de atractivos que van desde sus afamados balnearios a la belleza de los paisajes que la rodean. Hoy conoceremos un poco de ambos.

  1. Paseo por la localidad de Jaraba y sus balnearios
  2. Ruta por el sendero interpretativo Barranco Hoz Seca y pinturas rupestres de Roca Benedí
  3. Calmarza y su cascada del Pozo redondo
  4. Qué ver cerca de Jaraba

Paseo por la localidad de Jaraba y sus balnearios

Comenzamos aparcando junto al Monumento al agua, una fuente enorme de reciente construcción, y visitando su oficina de turismo. Esto es “marca de la casa” y es que, aunque siempre preparo nuestras excursiones días antes de ir, si hay oficina de información, la visitamos. Nadie como ellos conocen la zona y sus recomendaciones siempre nos han resultado muy útiles e interesantes.

El peirón de San Antón, en la Plaza Mayor, es el primero de muchos que veremos hoy. Antiguamente señalaba el camino hacia Campillo de Aragón y hoy se ha transformado en fuente de la que mana agua procedente del manantial de San Roque. Muy cerquita, el antiguo lavadero tiene un mural con mucho encanto, ya verás.

Realizamos el itinerario que enlaza los tres balnearios disfrutando del paisaje y visitando algunos de los manantiales de agua minero medicinal que son la base del desarrollo de estos balnearios. Jaraba es una gran potencia termal, ya que cuenta con el mayor porcentaje de termas por habitante de toda España. Es un momento triste para estas instalaciones, cerradas desde hace un montón de meses por la pandemia y no puedo evitar pensar en el montón de personas de la comarca que lo deben estar pasando mal con esta situación.

Los actuales establecimientos, que en el año 2006 fueron declarados “Bien de interés turístico de Aragón”, se crearon a mediados del siglo XIX. Su historia transcurrió paralela a la de los balnearios europeos que vivieron años de esplendor a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando se convirtieron en lugar habitual de vacaciones de personalidades de la nobleza, de las artes y de la ciencia, como el Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal. Durante el periodo de las guerras europea y española fueron habilitados como lugar de internamiento de oficiales de los ejércitos en lucha, y como hospitales, lo que supuso un periodo de decadencia. El gran cambio en los balnearios se produjo en el año 1.977,  de la mano de  José María Sicilia (Balneario Sicilia) que revolucionó el concepto de termalismo al abrir el establecimiento durante todo el año y no sólo en los meses de verano, como ocurría en  el resto de balnearios de España.

Paseando por los Balnearios de Jaraba en www.jarabaturismo.com
Balneario Serón

Desde el pueblo, tras cruzar un puente sobre el río Mesa, el primero que nos encontramos es el Balneario Serón con su pequeña capilla.

El paseo nos lleva hasta el manantial de la Peña, descubierto en 1862 al hacer limpieza del arbolado próximo y que, según se indica en una placa que hay sobre la fuente, mana a 34°C con las características de ser clorurada sódica y bicarbonatada. La placa fue colocada con motivo de la bendición que de esta fuente hizo en 1862 el obispo de Bucarest que, parece ser, estaba pasando unos días en este balneario. Hoy se accede por unas escaleras adornadas con botijos y es inevitable tocar el agua y sorprenderse con su temperatura.

El paseo transcurre junto al Balneario Sicilia y termina en el Balneario de la Virgen, protegido por altas paredes de roca caliza y cuyo origen se remonta al año 1828, siendo uno de los más antiguos de España. Junto al balneario, entre la roca y el río veremos el antiguo lago de aguas termales, ya utilizado en la Edad Media, donde se sumergían los peregrinos que acudían al Santuario de la Virgen y al que se atribuían poderes curativos.

Ruta por el sendero interpretativo Barranco Hoz Seca y pinturas rupestres de Roca Benedí

Desandando el paseo, cogemos el coche y tomamos la carretera que une Jaraba y Calmarza. A 2 kilómetros de la localidad de Jaraba veremos un desvío señalizado a la izquierda que indica Santuario de Nuestra Señora de Jaraba, donde dejamos el coche para empezar nuestra ruta a pie.

El entorno en el que estamos, en el valle del río Mesa, no puede ser más espectacular, sus Hoces han sido declaradas Espacio de Interés Turístico en Aragón. Estrechos cañones de verticales paredes calizas que superan los 100 metros de altura crean un paisaje de gran belleza, en el que se desarrollan unos valores naturales que lo hacen merecedor de protección por Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de Aves, para garantizar una adecuada conservación de la biodiversidad de la zona.

Para conocer todo este maravilloso paisaje, hay varias rutas que puedes consultar en la web de turismo de Jaraba, que os enlazo, las posibilidades son infinitas según el tiempo o las ganas de andar que tengas. Nosotros escogimos una ruta circular que transcurre por un buen tramo de la Hoz Seca, nos permite llegar hasta las pinturas rupestres y termina en el Mirador del Mesa. Son 6,27 kilómetros para realizar en familia ya que no tiene ninguna dificultad y que nos va a llevar 2 horas y media completar.

Ya desde el inicio es visible el Santuario de nuestra señora de Jaraba, del siglo XVIII, encastrado en la pared del desfiladero, y cuyo origen, como en tantos otros casos, es una aparición mariana a unos pastores.

Cuenta la leyenda que una noche en la que los pastores se encontraban con sus ganados en esta zona del río Mesa, unas brillantes luces y resplandores llamaron su atención, y cuando se acercaron para descubrir qué pasaba, encontraron la imagen de la Virgen. Esto ocurrió en el siglo XII, tras la reconquista.

Santuario de Nuestra Señora de Jaraba, visita virtual, en www.jarabaturismo.com
Santuario de Nuestra Señora de Jaraba

En la entrada del barranco hay un panel informativo con un plano del recorrido, ¡buenas noticias! se trata de un sendero interpretativo, lo que significa que nos iremos encontrando paneles didácticos con datos sobre su formación,  la vegetación, la fauna y el patrimonio etnográfico, además de hacer senderismo aprenderemos cosas del terreno sobre el que estamos caminando y eso siempre está bien.

Unos metros más adelante localizamos el desvío al mirador del Mesa a la derecha (nosotros llegaremos a él al final de nuestra ruta) y la subida al Santuario de la Virgen a la izquierda. Nuestra ruta continúa por el fondo del cañón por lo que no tiene pérdida.

A lo largo del recorrido observaremos numerosos  apriscos y parideras antiguas construidas aprovechando las oquedades de la roca que se usaban para cerrar el ganado lanar.

Hay tramos donde los paredones rocosos son imponentes, dignos de un ataque de los indios a los vaqueros (hartos de aguantar el asedio del ejército y los colonos norteamericanos, dicho sea de paso) así que porque Sergio Leone no se pasó por aquí que si no, Jaraba hubiera sido digno escenario de western.

Cuando llevamos recorridos unos 2,5 km aparece a la derecha, perfectamente señalizado, el desvío a las pinturas rupestres de Roca Benedí. El acceso se realiza por una senda bien acondicionada con escalones en el primer tramo, que ayudan a salvar el desnivel existente en la ladera. El sendero recorre un tramo paralelo al barranco pero por arriba desde donde se tienen unas vistas increíbles del barranco y de uno de sus grandes meandros.

Las pinturas rupestres de Roca Benedí fueron descubiertas por un vecino de la localidad, Serafín Benedí, en el año 2009 y han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Son consideradas el yacimiento levantino más occidental conocido en Aragón con una antigüedad de unos 7.000 años.

El cañón tendría un alto valor estratégico para aquellos pueblos cazadores, que obtendrían allí fácilmente el éxito en la caza. La ubicación de las pinturas, en un anfiteatro natural tras un meandro en la confluencia con un barranco perpendicular y en la zona más visible de todo el barranco, subraya su carácter de marcador territorial.

El conjunto, de color negro, está compuesto por dos ciervos, dos figuras humanas y unos trazos lineales. Además, debo deciros que se ven sorprendentemente bien, eso sí, con la ayuda del cartel que hay junto a ellas.

Pinturas rupestres de roca Benedí

El camino prosigue hacia adelante, no hay otra opción, en una de las partes quizá menos vistosa de la ruta y en suave ascenso, hasta enlazar con una encrucijada de caminos en el cual debemos seguir las indicaciones hacia Jaraba.

Descenderemos por una pista hasta un pequeño collado, en ese punto sale a la izquierda el sendero al Mirador del Mesa o de la Dehesa. La distancia es corta y, ya que estamos aquí, podemos llegar hasta él para disfrutar de las vistas y del vuelo de los buitres y regresar a este punto para seguir con nuestro recorrido.

Mirador de la Dehesa

Sólo queda descender de nuevo al barranco de la Hoz Seca y lo hacemos siguiendo por una pista que ofrece unas vistas inmejorables de la ermita y de la casa del santero, así que, como habréis deducido, salimos prácticamente en el punto en que empezamos la ruta.

Calmarza y su cascada del Pozo redondo

La carretera que une Jaraba con Calmarza es de esas que se disfrutan hasta desde el coche, por ello está incluída en las rutas de Aragón Slow Driving, en la denominada Ruta del agua y del mudéjar así que, vamos a hacer caso a aquello que nos recomiendan “Disfruta del viaje, sin prisas, sin velocidad. Solo tú, un maravilloso entorno y la carretera.”

La cascada se encuentra junto al núcleo urbano, así que sólo debemos seguir el paseo junto al río Mesa para encontrarla. Gracias a unas escaleras y una plataforma de madera podemos acercarnos al salto de agua.

Qué tendrán las cascadas que relajan tanto, os aseguro que un ratito allí ayuda a recuperar la energía corporal, ¡qué afortunados son los vecinos de Calmarza! que la tienen ahí al ladito todos los días.

Nuestra curiosidad viajera siempre nos lleva un poco más allá de los sitios más conocidos. Esta vez la recompensa es un agradable paseo por la localidad con rincones tan majos como los que os enseño en las fotos.

Vista de Calmarza

Qué ver cerca de Jaraba

Si me has leído ya en alguna ocasión, sabrás que siempre me gusta recomendar algún sitio cercano que perfectamente puedes incluir en el recorrido del día, dependiendo del ritmo que te apetezca llevar.

La Ermita de San Daniel

A 2,5 km de Ibdes, junto a la carretera A-1501, está esta pintoresca ermita. Su localización es digna de cuento, situada como en un balcón que se abre sobre el embalse de la Tranquera. No me negarás que es un lugar espectacular.

Ermita de San Daniel, Ibdes

Godojos

Este pueblo se sitúa a medio camino de la carretera A-2502, que une Alhama de Aragón con Nuévalos, aunque es necesario coger un pequeño desvío para llegar hasta él. Es esto lo que quizás lo hace menos conocido que sus poblaciones vecinas.

Simplemente te hago una recomendación, localiza el cementerio y acércate hasta él para contemplar Godojos frente a ti, con su poderoso torreón. Esta imagen me hizo pensar en por qué me gusta tanto Aragón. Una tierra capaz de sorprender constantemente con imágenes que en otros lares serían ultra conocidas.