Viajes y escapadas desde mi punto de vista

Nace Punto de partida Aragón

Bonita puerta en Peñiscola

Mi nombre es Olga, los que me conocen saben que llevaba tiempo dándole vueltas al tema de crear un blog de viajes, la necesidad surgió a raiz de mi cuenta de Instagram donde, bajo mi perfil de olgaclick, empecé a compartir imágenes de mis descubrimientos viajeros acompañadas de textos que me costaba esfuerzo resumir para que no fueran interminables.

Siempre me ha gustado viajar, aunque sea cerca, ponerme de puntillas y tratar de ver qué hay detrás del muro que tengo al lado, y cuando veo que hay un árbol, quiero saber qué árbol es, quién lo plantó, a qué saben sus frutos… y cuando me encuentro con un amigo, no puedo evitar contarle mi descubrimiento y animarle a que se asome y lo vea también. Los últimos años esa afición viajera y esa curiosidad han aumentado y se han convertido en una pasión que, además, comparto con Ismael, mi media naranja viajera y con Sara, mi hija, que ya está empezando a emprender su propio viaje.

Foto del Meandro del Melero en Cáceres
Meandro del Melero, Cáceres

Después vinieron las dudas ¿qué iba a aportar yo a un mundo, el de los blogs de viajes, tan lleno de propuestas fantásticas, viajes maravillosos y personas guapas? A ello se añadió la dificultad de encontrar un nombre con el que me identificara, ocurrencias tenía muchas pero todas habían nacido antes en la cabeza de otra persona, en serio, no sabéis lo difícil que es encontrar un nombre que no pertenezca ya a alguien y que defina tu idea.

Y de repente llegaron unos meses raros para la humanidad, un tiempo en el que el único destino posible era nuestra casa y mi alma estuvo en cuarentena y en el que, a pesar de todo, mi cabeza no dejó de pensar en lugares por conocer. Y esos lugares que antes parecían el fin del mundo ahora parecen el comienzo y, soñadora que es una, precisamente en este difícil momento me lanzo a escribir sobre viajar.

Burano, Italia
Burano, Italia

Y se me ocurre el nombre “Punto de partida Aragón” y creo que me identifica, porque mi tierra es la que mejor conozco y la que tengo más al alcance, pero nunca dejo de soñar con ir más allá y es que, cuando viajo, estoy siempre en el lugar en el que quiero estar, sea cual sea.

Aquí no encontraréis datos detallados de coordenadas e indicaciones exactas (aquí, entre nosotros, me oriento fatal en los mapas), hay muchos sitios donde encontrarlos y trataré de indicarlos. Lo que seguro habrá será emoción, pasión, curiosidades y pequeños detalles. Me gustan las puertas y ventanas, los edificios históricos, el mar (y no tanto las playas), la artesanía, la naturaleza, los pueblos diminutos y las ciudades imposibles, los gatos y el arte, siempre el arte.

Catedral de Tarragona
Cales Coves, Menorca

No encontraréis alojamientos lujosos ni grandes homenajes gastronómicos, que seguro que son un gustazo, pero de momento no podemos permitirnos, pero ¿sabéis qué? tengo la sensación que, aunque nuestra situación fuera diferente, nuestros viajes no cambiarían tanto…

Espero que mi punto de vista y mis recomendaciones os sirvan para vivir vuestra propia aventura viajera. Me conformo con que alguien me lea y conecte con uno solo de mis pensamientos, al final, tengo la sensación que cuando se escribe sobre viajes se hace por uno mismo, que es lo que realmente importa.

¿…y quién sabe si al volver del viaje es la tierra la que ha encogido o nosotros los que hemos crecido? Quino

A %d blogueros les gusta esto: