Viajes y rutas por Aragón

CÓMO VISITAR LAS NUEVAS PASARELAS DEL ESCURIZA

Ruta senderista a una de las presas más antiguas de España

Hemos vuelto a Alloza, en la Comarca Andorra-Sierra de Arcos para estrenar las nuevas pasarelas que se han instalado en el Congosto del río Escuriza, una ruta corta pero preciosa que termina en la presa más antigua de la cuenca del Ebro.

  1. Las pasarelas del Escuriza, características de la ruta
  2. Descripción de la ruta por las pasarelas del Escuriza
  3. El futuro de la ruta
  4. Qué ver en Alloza

Las pasarelas del Escuriza, características de la ruta

  • El inicio está en la carretera que une Alloza con Crivillén, por lo que tendrás que tomar una de las dos localidades como referencia para comenzar.
  • En la carretera entre Alloza y Crivillén hay un desvío señalizado; desde este punto, se recorren 5 km por pista de tierra hasta un parking y, desde aquí, algo menos de 1 km andando.
  • El estado de la pista es bueno, siempre y cuando no haya llovido o nevado en días anteriores. Por ello, si no tienes un vehículo todoterreno, consulta el tiempo que ha hecho en las jornadas previas.
  • La pista lleva a un parking con unas 10 plazas, donde encontrarás paneles informativos.
  • La orientación no será un problema, tanto en la pista de tierra como en el sendero que te acerca a la presa se han colocado nuevas señales que te van marcando siempre la dirección en caso de bifurcación.
  • Desde el parking a la presa hay 850 m. que se pueden recorrer en media hora (sólo ida y sin paradas). Gracias a la instalación de las nuevas pasarelas y elementos de agarre en febrero de 2023 el recorrido es fácil y seguro.
  • A pesar de lo dicho, al inicio de los tramos equipados una señal indica lo siguiente: «Zona con elevado riesgo de caída de piedras. No acceder en días de lluvia o viento. Recomendable el uso de casco. El acceso a este espacio es bajo tu responsabilidad», advertencias lógicas y siempre a tener en cuenta.
  • Al ser corta, desde el parking, cualquiera será capaz de realizarla. Teniendo precaución en la zona de pasarelas, se puede hacer con niños. Tan sólo el tramo que sube a la parte alta de la presa tiene algo de dificultad, pero con cuidado, todo el mundo puede hacerlo.
  • El desnivel es tan sólo de 65 m.

Descripción de la ruta por las pasarelas del Escuriza

En nuestro caso venimos de Zaragoza y vamos a partir de Alloza.

Una vez en Alloza, en la misma carretera A-1402, junto a los lavaderos, veremos las señales que indican Crivillén 15, Venta de la Pintada 19 y Pasarelas del Escuriza 8, las seguimos.

Indicaciones en Alloza, junto a los lavaderos

Recorridos 2 km, veremos a la derecha una pista de tierra señalizada de nuevo con la indicación Pasarelas del Escuriza. Desde aquí a la presa hay 6 km de los cuales podemos recorrer los 5 primeros con nuestro vehículo gracias al acondicionamiento de una pista. Tenemos que seguirla hasta llegar a un parking señalizado de tierra junto a unas construcciones en ruinas.

Señal de inicio de la pista a las Pasarelas del Escuriza

Esta pista se arregló en otoño de 2022 y, en condiciones meteorológicas normales, cualquier vehículo puede recorrerla sin problemas.

Eso sí, si ha llovido mucho los días anteriores es un auténtico barrizal, te lo cuento por experiencia. Nosotros nos acercamos en febrero, después de unos días de nevada, y nos fue imposible recorrer toda la pista en coche porque empezamos a patinar y tuvimos miedo de quedarnos hundidos en el fango.

Si te gusta andar, el paisaje que rodea la pista es maravilloso, por lo que puedes dejar el coche en cualquier lateral que lo permita y hacer parte de este trayecto andando. Por precaución, es lo que hicimos nosotros y lo disfrutamos muchísimo.

Imagen de la pista de acceso al parking que nosotros decidimos hacer andando por precaución tras las nevadas

Junto al parking, una cadena te indica «propiedad privada» y la imposibilidad de seguir por la pista. Allí mismo una señal de ruta te marca la dirección, debes continuar caminando por el lateral de un campo de almendros.

Muy pronto pasarás junto a una masía y, en cuanto lo hagas, el pequeño sendero hace un giro de 180 grados y comienza a ascender por la ladera, adentrándose ya en el congosto del río Escuriza.

El camino aquí es muy estrecho, pero firme y es muy fácil seguirlo hasta toparnos con el primer tramo de escaleras metálicas que nos llevan ya junto al cauce del río Escuriza.

Indicaciones junto al parking
Sendero junto a la masía
Primeras escaleras metálicas

A partir de aquí, nos encontramos con las nuevas pasarelas que la Comarca Andorra-Sierra de Arcos ha instalado en el congosto del río Escuriza y que, alternando con tramos de tierra, nos permiten llegar con seguridad hasta la misma presa.

Este es un tramo precioso. Bajo nuestros pies observamos aún los restos de las antiguas y precarias pasarelas hechas con las chapas de los barriles de dinamita usados para la construcción del pantano. El hecho de que se hayan conservado, personalmente me encanta, es testimonio de la historia del lugar y permite apreciar el contraste entre el nuevo y el viejo acceso.

Nuevas pasarelas del Escuriza
Las nuevas pasarelas discurren sobre las antiguas, hechas con chapa de barriles de dinamita

A unos 700 m. del comienzo, nos encontramos con una mesa y dos bancos de madera recién instalados, un lugar perfecto para descansar y sacar el picoteo que, aunque sea una ruta corta, siempre se agradece. Recuerda dejar el entorno limpio y tal como lo encontraste.

Unos metros después, el sendero se bifurca en dos: el camino de la derecha llega hasta la base de la presa; el de la izquierda nos permite coronarla y obtener una magnífica vista del embalse. Por supuesto, vamos a recorrer los dos.

Siguiendo el camino de la derecha, nos encontraremos a los pies de la presa, junto a los mecanismos de toma de agua.

Estamos en febrero y, en esta época del año, los rayos del sol no llegan aquí, todo está absolutamente congelado.

Ismael a los pies de la presa del Escuriza
La presa en febrero

Volvemos sobre nuestros pasos para, en esta ocasión, tomar el camino de la izquierda y comenzar un escarpado ascenso por la ladera que nos va a permitir alcanzar lo más alto de la construcción hidraúlica. Aunque hay quitamiedos y chapas metálicas, esta es la zona donde hay que prestar más atención al terreno para evitar caídas.

De repente, nos sorprende un grupo de cabras montesas avanzando ágiles por la ladera y comprobamos la utilidad de la advertencia del uso del casco, ya que van desprendiendo pequeñas rocas a su paso.

Ascenso a lo alto de la Presa del Embalse del Escuriza

Tras un vertiginoso ascenso, coronamos la presa y vemos las auténticas dimensiones de la obra. De repente nos encontramos como en otro mundo, con la imagen del agua en calma, rodeados de pinares, en absoluto silencio y sorprendidos por la belleza del lugar.

En lo alto de la presa del Escuriza

El Escuriza es un afluente del río Martín y su embalse es el más antiguo de la cuenca del Ebro y uno de los más antiguos de España.

Las obras corrieron a cargo de un sindicato de regantes de varias localidades turolenses y se terminó de construir en 1899, sirviendo para regar la zona a finales del siglo XIX.

La presa de Escuriza tiene 44 m de altura y, a pesar de ser una joya del patrimonio hidrológico, actualmente está en un deficiente estado de conservación, con la parte superior de las dos torretas en ruinas.

Las antiguas pasarelas de chapa fueron las que utilizaban hace más de 100 años los técnicos del embalse para ir de la casa donde residían hasta el pie de la presa, ya que el resto de obreros contaba con un poblado hoy inundado por el embalse.

Presa del Embalse del Escuriza
Embalse del Escuriza

El futuro de la ruta

En un futuro próximo, este sendero y sus pasarelas pasarán a formar parte de la Senda del Escuriza o PR-TE 93 por el que se podrá recorrer todo el cauce del citado río. En la actualidad ya está señalizado el tramo desde su nacimiento, en Gargallo, hasta su encuentro con el río Estercuel.

Qué ver en Alloza

Antes o después de hacer la Ruta de las Pasarelas del Escuriza te recomiendo conocer Alloza, tiene suficientes atractivos para completar un día magnífico.

Vista de Alloza desde el Calvario

Las casas de Alloza se apelotonan sobre una colina, sobre ellas destaca la imponente mole de la Iglesia de la Purísima Concepción. Alrededor del pueblo hay miles de olivos, de los que se obtiene su apreciado aceite.

El paseo por sus calles nos lleva a la Plaza Mayor, con su fuente y el edificio renacentista del Ayuntamiento y su lonja.

En la misma Plaza Mayor, llama la atención la Ermita de San Blas, edificio de ladrillo mitad ermita, mitad cochera, porque, por una triste historia, es a lo que se ha dedicado durante las últimas décadas.

La Ermita de San Blas desde la lonja del Ayuntamiento

Pero si algo no debes perderte en Alloza, es su Calvario, uno de los más antiguos y bellos de Aragón.

Emplazado sobre un montículo, la sucesión de monumentales cipreses y las capillas dispuestas en el Vía Crucis crean un conjunto realmente especial, ideal para pasear y desde donde se disfruta de unas bellísimas vistas de Alloza y su entorno.

Desde el siglo XIII los franciscanos trajeron desde Tierra Santa la devoción por los calvarios. El de Alloza es uno de los más antiguos, estimándose su origen antes del siglo XVI.

Una de sus peculiaridades reside en que las estaciones del Vía Crucis son catorce capillas realizadas en el siglo XVIII, cada una de ellas cuidadas generación tras generación por familias de allocinos.

En la cima del Calvario, la Iglesia del Santo Sepulcro, construida entre 1700 y 1713, con una decoración interior a base de azulejos y un llamativo baldaquino, todo ello digno de ver.

El Calvario de Alloza

A pesar de lo ya descrito, lo que verdaderamente te deja sin palabras en el Calvario de Alloza son sus cerca de 200 cipreses con más de 500 años de vida.

Destaca el «Ciprés madre», con sus 15 m. de alto y sus 3,8 m. de perímetro. Espectaculares ejemplares que, según cuentan, se desarrollaron así al ser regados y cuidados con esmero por las parejas jóvenes de Alloza.

El trayecto desde la plaza del Ayuntamiento en dirección al Calvario nos lleva a la rambla, zona de paseo que tiene el valor añadido de poder disfrutar del Parque Escultórico «Los Barrancos», un recorrido que integra naturaleza y escultura. Llamará también tu atención el Gallipuente, un antiguo acueducto realizado en sillería.

Una de las esculturas del Parque Escultórico Los Barrancos

En 1999 los vecinos, junto con el Ayuntamiento de Alloza, comenzaron la adecuación del paseo desde el pueblo al conocido como «Paraje del Salto», una zona que tradicionalmente habían usado como lugar de paseo y esparcimiento.

En años sucesivos, se continuó adecuando más tramos, colocando bancos y restaurando el Gallipuente.

Em 2008, por iniciativa de Jaime Lorenz Baeta, escultor originario de Alloza, se inauguró el Parque Escultórico Los Barrancos que en la actualidad (marzo de 2023) cuenta con 18 esculturas, obras de escultores de reconocido prestigio.

Puedes conocer Alloza por tu cuenta, pero si quieres que te cuenten la historia de todos estos lugares y ver el interior de la Iglesia del Santo Sepulcro o de una de las capillas del Calvario, puedes apuntarte a alguna de las visitas guiadas que organiza Turismo Andorra Sierra de Arcos. Os enlazo la web, pero también os recomiendo seguir sus redes sociales: en Instagram, @turismoandorrasierradearcos y en Facebook, Turismo y Cultura Andorra Sierra de Arcos, aquí nos mantienen informados de los calendarios de visitas de cada temporada y, entre ellas, está la visita al Calvario y Parque Escultórico de Alloza.

Deja un comentario