LAS CALAS MÁS ALUCINANTES DE PEÑÍSCOLA

La costa del Parque Natural de la Sierra de Irta

Hay un lugar en el mundo al que siempre quiero volver: la Sierra de Irta, en Castellón. Un paraíso en el que se unen la tierra y el mar y en el que soy inmensamente feliz.

Hoy, conocida la noticia de que se va a limitar el acceso en los meses de verano para ampliar su protección, me decido a escribir este artículo para compartir contigo este pequeño edén que amo profundamente.

En esta entrada te hablo de sus calas y playas, pero el Parque es mucho más y trataré de contarlo muy pronto. Espero que te ayude a conocerlo, a disfrutarlo y, ante todo, a respetarlo.

  1. Cómo llegar al Parque Natural de la Sierra de Irta
  2. Cómo es el litoral del Parque Natural de la Sierra de Irta
  3. Recomendaciones para la visita al Parque Natural de la Sierra de Irta
  4. Acceso a las calas y playas de la Sierra de Irta. Regulación de la pista de la costa en los meses de verano
  5. Las playas y calas de Sierra de Irta entre Peñíscola y Alcossebre

1. Cómo llegar al Parque Natural de la Sierra de Irta

El Parque Natural de la Sierra de Irta se encuentra en la comarca del Baix Maestrat, al extremo norte de la provincia de Castellón. Situado entre las localidades de Peñíscola, Santa Magdalena de Pulpis, Alcalà de Xivert y Alcossebre, es una sierra con 573 m. de altura máxima y 12 km. de litoral.

Por la carretera N-340 encontraremos los dos principales accesos al Parque Natural de la Sierra de Irta, uno de ellos por el municipio de Alcossebre y el otro por Peñíscola, ambos nos permitirán acceder directamente a la zona costera del espacio natural.

Acceso en coche desde Peñíscola:

En nuestro caso, accedemos por Peñíscola, siguiendo las indicaciones que encontramos hacia el Parque Natural Sierra de Irta, al sur de la población. Lo haremos por una estrecha carretera que transcurre junto al mar. Más adelante encontremos una bifurcación a la izquierda con abundante señalización que nos indica la entrada al Parque Natural, sus normas y recomendaciones. Desde la Playa Sur de Peñíscola hasta la entrada del Parque hay unos 4 km.

Inicio del acceso al Parque Natural de la Sierra de Irta desde Peñíscola con los nuevos carteles de límite de acceso de vehículos en julio y agosto de 2022

A partir de aquí, nos encontramos con una pista de tierra (sólo está asfaltado un pequeño tramo de subida) serpenteante, con subidas y bajadas pronunciadas en su primera parte.

Si accedemos en coche, debemos hacer este recorrido con mucha precaución ya que es un camino muy frecuentado por ciclistas y senderistas, con constantes curvas y estrechamientos.

Esta pista permite recorrer el parque por la costa y llegar hasta los distintos puntos habilitados para dejar el coche. Desde ellos nos podremos acercar a alguna de las calas para pasar el día, visitar elementos de su patrimonio, iniciar alguna de las rutas senderistas señalizadas en el Parque Natural o simplemente pasear junto a la costa.

Acceso a pie o en bicicleta:

El acceso a pie o bicicleta se realiza por la misma pista que los coches. Es una opción perfecta para disfrutar del Parque, ya sea de sus calas, de sus rutas senderistas o de sus rutas cicloturistas.

Te enlazo aquí con las Rutas y Senderos que ofrece el Parque Natural de Sierra de Irta

Acceso en transporte público:

Sólo en Semana Santa y desde finales de junio a principios de septiembre se pone en marcha el servicio de transporte urbano de Peñíscola que lleva a la Urbanización Font Nova, cercana al inicio del Parque Natural.

La línea L1 cubre el recorrido Pl. Constitución – Font Nova – Pl. Constitución y, según he visto, tiene parada en Sierra de Irta, es decir, imagino que dejará en la zona donde empieza el camino y la señalización del Parque.

La empresa es Autocares Hife y no puedo precisar mucho más porque nunca he usado el servicio. Lo mejor para informarse correctamente es acercarse a la Oficina de Turismo de Peñíscola o en la misma compañía de autocares.

2. Cómo es el litoral del Parque Natural de la Sierra de Irta

La Sierra de Irta fue declarada Parque Natural y Reserva Natural Marina por el Gobierno Valenciano el 16 de julio de 2002 y constituye uno de los paisajes más bellos de la costa valenciana, además de ser una de las pocas sierras litorales que quedan sin edificar en toda la costa mediterránea.

El litoral de Irta combina acantilados de 40 m. de altura, junto con otros menores que alternan pequeñas calas donde se forman playas de arena, de cantos o de conchas y caracolas rotas.

Estos fuertes desniveles junto al mar ofrecen unas amplias panorámicas que se quedan en tu retina por mucho tiempo, con intensos contrastes de color entre el azul del mar, el blanco de las calas, el anaranjado de las rocas y el verde intenso de la vegetación.

El acantilado de Torre Badum, uno de los más altos de la Comunidad Valenciana
El litora de la Sierra de Irta con Peñíscola al fondo

La costa sufre la erosión constante de la fuerza del agua, formándose cuevas y sufriendo constantes cambios en su aspecto. Si lo visitas frecuentemente irás apreciando esas variaciones y te sorprenderá comprobar que el aspecto de sus calas es diferente cada verano.

La vegetación de la Sierra de Irta muestra un paisaje típicamente mediterráneo donde predominan los matorrales, dominados por el palmito, y donde las masas forestales son pinares de pino blanco. En primera línea de costa aparecen especies adaptadas a la salinidad del ambiente.

Palmito

No soy experta en botánica por lo que no te voy a detallar todas las especies que puedes encontrar, si quieres saber más sobre la flora y fauna del Parque puedes consultar la web de los Parques Naturales de la Generalitat Valenciana.

Lo que sí te confieso es que el espectáculo natural que ofrece la Sierra es una de los aspectos que más me gusta, con especies vegetales que van cambiando según la estación.

Está especialmente bonita en primavera, cuando se muestra de un verde intenso y con muchas de sus especies vegetales en flor. A mí me encantan esos pinos retorcidos e inclinados por la acción del viento que llega del mar.

Pino blanco

En la Sierra de Irta lo que menos abunda son los humanos, te darás cuenta enseguida de la cantidad de animales que viven en ella, algunos fáciles de ver, como las aves o los peces, y otros no tanto, como los mamíferos.

Entre la fauna de la Sierra de Irta las aves es el grupo más numeroso y diverso. Es precisamente en el litoral donde aparecen especies de mayor relevancia, algunas por estar catalogadas como especie vulnerables, como la gaviota Audouin, y otras, como el cormorán, por la sensibilidad a la alteración de su hábitat.

Toda la franja marina adyacente al Parque Natural fue declarada en Reserva Marina, lo que garantiza la preservación de sus ecosistemas marinos. Y es que una de las riquezas de esta costa son sus aguas cristalinas, un tesoro ecológico donde habitan pequeños peces, cangrejos, caracolas, pulpos y estrellas de mar entre praderas de posidonia.

Junto a este patrimonio natural, en Irta también encontramos restos del paso de diversas civilizaciones a lo largo de los siglos, como los castillos árabes de Alcalá de Chivert y de Santa Magdalena de Pulpis o las torres vigías de Badum y Ebrí.

Otras importantes construcciones las constituyen las ermitas de Sant Antoni y la de Santa Llúcia i Sant Benet. Se encuentran en enclaves privilegiados desde donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas.

También encontramos ejemplos de arquitectura rural, como las casetes de volta, viviendas agrícolas temporeras con una característica cubierta de abovedada.

Torre Badum
Antigua caseta de volta cercana a la playa del Russo

Para conocer mejor todo lo que ofrece este territorio existe el Centro de Interpretación del Parque Natural de la Serra d’Irta y Reserva Natural Marina d’Irta.

Se encuentra ubicado en el punto kilométrico 1.5 de la CV-141 (la carretera de entrada al municipio de Peñíscola desde la N- 340).

Dispone de dos salas en las cuales se puede disfrutar de una maqueta y de una exposición que cuenta con unos paneles con fotografías que muestran y explican valores naturales, culturales y paisajísticos de la Sierra.

Abre de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas y los fines de semana y festivos de 9:30 a 14:30. A nosotros su visita nos dejó un poco fríos, yo creo que no consigue reflejar la belleza de la Sierra. Aunque todo es interesante, yo sólo te recomendaría visitarlo si vas a estar mucho tiempo en la zona.

3. Recomendaciones para la visita al Parque Natural de la Sierra de Irta

Imagino que, con lo que te he contado hasta ahora, estarás de acuerdo conmigo en que este espacio natural merece nuestro respeto y ayuda a su conservación.

Como espacio protegido, tiene unas normas de obligado cumplimiento y una serie de actividades que no están permitidas bajo sanción: encender fuego, molestar a los animales, dañar la flora, dejar basura o la acampada libre.

Yo no sólo hablo de eso, que debería ser de sentido común y una práctica habitual en cualquier espacio natural. Además, en nuestra mano está que con nuestra actitud y comportamiento al visitarlo contribuyamos a que perdure en el tiempo para que futuras generaciones también lo puedan visitar, conocer y disfrutar.

Para no aburrirte, te enlazo con la web del Ayuntamiento de Peñíscola donde se recogen una serie de Buenas prácticas medioambientales en el Parque Sierra de Irta

A estas recomendaciones, como novedad, este verano de 2022 se ha añadido el acceso restringido temporal para vehículos a motor, vigente en julio y agosto. Te cuento los detalles en el siguiente apartado.

4. Acceso a las calas y playas de la Sierra de Irta. Regulación de la pista de la costa en los meses de verano

Aunque era algo que se venía anunciando desde hace unos años, por fin este verano de 2022 se va a poner en práctica la regulación de la pista que recorre el parque natural por la costa.

Esta regulación afecta exclusivamente a los vehículos a motor y este año va a estar vigente entre el 11 de julio y el 31 de agosto, meses en los que el parque y especialmente las playas sufren una gran afluencia de visitantes.

https://parquesnaturales.gva.es/es/web/pn-serra-d-irta/regulacio-de-la-pista-de-la-costa

Según podemos leer en la página web de los Parques Naturales de la Comunitat Valenciana:

Se ha comprobado que la gran afluencia de visitantes que acceden a las playas con vehículo a motor causa graves impactos sobre el ecosistema litoral del Parque Natural, al generar gran cantidad de polvo, que se deposita sobre la vegetación y produce molestias a los visitantes que van caminando o en bicicleta, la compactación del suelo y la pérdida de cubierta vegetal al estacionar fuera de las zonas habilitadas, o la degradación del paisaje. También se producen efectos sobre la fauna, su distribución y comportamiento. Por último y no menos importante, es la seguridad de los visitantes que se encuentran en la zona de la costa que puede verse afectada en el caso de ser necesario realizar un proceso de evacuación

parquesnaturales.gva.es

¿Cómo se va a realizar?

Se va a limitar el acceso a la costa del Parque Natural de la Serra d’Irta a los vehículos a motor. Para ello se han habilitado dos barreras de control de acceso: una en la zona norte por Peñíscola antes de la Torre Badum y otra en la zona sur en Alcossebre, tras pasar Cala Blanca. Dichas barreras controladas por personal del parque, tan solo permitirán el acceso a vehículos a motor de:

  • los visitantes que tengan plaza de aparcamiento reservada.
  • propietarios y residentes que acuden a su propiedad.
  • vehículos autorizados.

¿Cuándo se pone en marcha?

El acceso restringido con vehículo a motor al parque estará vigente este año desde el 11 de julio hasta el 31 de agosto en horario diario de 09:00 h a 18:30 h.

​​​​​​​¿Cómo puedo visitar las calas con vehículo a motor en julio y agosto?

Es necesario reserva una plaza de aparcamiento en una de las zonas habilitadas el día anterior a tu visita llamando al teléfono 964336790 en horario de 10:00 h a 12:00 h.

Se deberá estacionar en batería y exclusivamente dentro de la zona asignada.

Si has realizado el acceso a la costa antes de las 09:00h deberás tener la plaza reservada igualmente.

Zonas de aparcamiento y número de plazas (están señalizadas con postes)

Torre Badum 2 plazas

Playa del Pebret y del Russo 25 plazas (incluye una para minusválido/a)

Cruce La Caseta 6 plazas

Playa de Irta 17 plazas (incluye una para minusválido/a)

Playa La Basseta 9 plazas

Cala Argilaga 14 plazas (incluye una para minusválido/a)

Barranco de la Fuente de la Parra 12 plazas

¿Cómo es el proceso de reserva de plaza?

  • Reserva el día anterior a tu visita 1 plaza de aparcamiento en alguna de las zonas disponibles.
  • Llamando por teléfono de 10:00h a 12:00h al número 964336790.
  • Te pedirán la matrícula del vehículo a motor con el que accederás al día siguiente, tu nombre completo y el municipio por el que vas a acceder.
  • Podrás escoger la zona, en función de la disponibilidad.
  • Deberás estacionar en batería y exclusivamente en la zona asignada. Hay unas señales que marcan cada una de ellas.
  • En el momento en que todas las plazas ya estén reservadas, el teléfono no responderá a más llamadas hasta el día siguiente.

Posibles sanciones:

No está permitido estacionar fuera de los lugares habilitados en todo el ámbito del Parque Natural y, según se indica, la sanción mínima es de 601 €

Imagen de la barrera recientemente instalada en las cercanías de Torre Badum y nueva señalización

En el momento de escribir este artículo aun no habían entrado en vigor estas medidas, por lo que no puedo opinar sobre su funcionamiento. Supongo que, después de ponerse en marcha, se verá su efectividad y la necesidad o no de hacer modificaciones que, en caso de producirse, iré actualizando por aquí.

Sobre los motivos que han llevado a aplicar estas limitaciones no tengo nada que objetar, he podido comprobar en persona que algunos días (sobre todo fines de semana y festivos) de los meses de julio y agosto, el Parque se masifica y desde luego esto no es lo ideal para su conservación.

Más cuestionable me parece el método de reserva mediante llamada telefónica, de forma que no hay manera de ver las plazas que van quedando cada día. Espero y confío que se actúe de forma justa.

Para nosotros, que vivimos a 250 km, supone el fin de su disfrute en julio y agosto, ya que no podemos arriesgarnos a hacer una reserva de alojamiento y hacer un viaje tan largo para no poder entrar (y no barajamos ir a otro tipo de playa). A pesar de ello, nos adaptaremos e intentaremos acudir el resto de los meses. Conozco mucha gente que ama y respeta el Parque y que acude a él hace mucho tiempo de forma asidua y me da pena que ahora no pueda hacerlo de la misma forma.

En cualquier caso, todo lo que contribuya a conservar esta maravilla de Parque Natural bienvenido sea.

5. Las playas y calas de Sierra de Irta entre Peñíscola y Alcossebre

La relación de playas que voy a hacer recoge las más destacables. Entre ellas, se forman otras pequeñas calitas difíciles de ubicar y que puedes intentar descubrir por ti mismo.

El orden es el de el recorrido que parte de Peñíscola en dirección a Alcossebre.

En este trayecto por la costa litoral, te señalaré también algún otro lugar o punto de interés para que puedas disfrutar de lo que la sierra ofrece de una forma más completa.

Si vas a pasar el día en una de sus calas, recuerda que en el interior del parque Natural no hay servicios de ningún tipo, por lo que deberás llevar todo lo que necesites durante tu jornada.

Tampoco cuentan con vigilancia, por lo que hay que ser muy precavido ante las condiciones adversas del tiempo o del mar. En cualquier caso, es una zona con un excelente clima y, al menos en los meses de verano, no se suelen producir grandes complicaciones.

Cala de l’Aljub

Cala de l’Aljub

Cala de guijarros y arena entre rocas con unos 54 m. de largo.

Esta prácticamente a la entrada del Parque Natural, por lo que queda fuera de la zona de acceso restringido para coches de julio y agosto.

Para llegar a ella tienes que dejar el coche justo al entrar a la pista de tierra del parque, junto a los carteles informativos. Hay capacidad para unos 8 coches.

Desde ahí baja un camino de cemento que recorre unos 250 m. hasta llegar a la misma cala.

Cala de l’Aljub

Torre Badum

Si seguimos con el coche por la pista del litoral muy pronto comenzará el ascenso que nos llevará hasta la parte superior de los acantilados más elevados del parque.

En esta parte, que en el pasado fue una cantera de piedra, el camino se ensancha y se abre un mirador, con una especie de banco corrido desde el que se tienen unas magníficas vistas sobre los acantilados, vislumbrando ya Torre Badum y nuestro pino favorito, que crece valiente en el acantilado, resistiendo año a año.

Si miramos hacia el otro lado tenemos unas preciosas vistas de Peñíscola, especialmente bonitas al atardecer.

La barrera de regulación del tráfico se ha colocado justo al final de este mirador por lo que entiendo será posible dejar aquí el coche y acercarse andando a Torre Badum, que queda como a unos 400 m. En cualquier caso, desde la entrada del Parque hasta Torre Badum hay unos 2 km. y, aunque hay una fuerte subida, hacer este recorrido andando es una opción a tener en cuenta cuando no haga mucho calor.

Junto a la propia Torre Badúm hay dos plazas de parking regulado en verano, intenta reservar una de ellas si lo que quieres es disfrutar de su entorno.

Torre Badum es una torre vigía de origen árabe que adquirió importancia en el siglo XVI ante la continua amenaza de la piratería sobre estas costas. Merece la pena acercarse hasta ella y comprobar su localización estratégica.

En su fachada se puede contemplar el escudo del Reino de Valencia con el águila bicéfala de los Austriasde la época de Carlos I. Aunque pudimos ver el original, el que hay en la actualidad es una réplica y el original está en el Castillo de Peñíscola.

Pasada Torre Badum, los acantilados ya son de menor altura hasta dar lugar a las pequeñas calas repartidas por el litoral. Las más amplias formadas en las desembocaduras de los arroyos y ramblas procedentes de la sierra.

Playa del Russo

Playa del Russo

Junto a su vecina, la Playa del Pebret, son las dos playas que tienen más éxito dentro del Parque Natural, esto es porque son las únicas de arena fina. Están una al lado de la otra, por lo que para ir a cualquiera de las dos debes aparcar en su parking de 25 plazas.

Si vienes con niños pequeños son perfectas para disfrutar del mar de una forma más segura, con una agradable entrada al agua para el baño.

Playa del Russo

Playa del Russo tiene una longitud de 280 m.

Tradicionalmente estas dos playas se han considerado naturistas, de hecho la práctica del nudismo suele ser habitual en los meses con menos frecuencia de gente.

Playa del Pebret

Playa del Pebret

Playa de arena fina con una longitud de 280 m y una de las de mayor superficie del Parque Natural.

Esta playa cuenta con un reducido campo de dunas debidamente protegido por un cercado. En ellas se encuentran plantas perfectamente adaptadas a este medio tan hostil, como la azucena o lirio de mar y la lechetrezna de mar. Su adaptación a los suelos arenosos, la salinidad, la escasez de lluvias y la fuerza del viento es extraordinaria.

Junto al parking hay un gran edificio, es el antiguo cuartel de carabineros que hasta mediados del siglo XX se encargaba de controlar el tráfico de mercancías. En esta zona dispones de zona de merendero con mesas de madera y algo de sombra.

Cuartel de carabineros y merendero de la Playa del Pebret

Además, aquí empieza un maravilloso sendero adaptado que también es senda botánica, con pequeños carteles que indican las distintas especies vegetales de la zona.

Pasear por ella al atardecer, cuando el sol ya no aprieta, es una de las maravillas de las que puedes disfrutar en esta parte del litoral de Sierra De Irta. Son unos 500 m. de pasarela de madera que te adentra en la vegetación mediterránea y permite también ir asomándose a las calas a través de pequeñas zonas de descanso.

Sendero accesible de la Playa de Pebret

La pasarela finaliza en un pequeño mirador con dos bancos y vistas hacia Peñíscola. ¿Sabes eso que se ha puesto de moda de «el banco con mejores vistas del mundo»? pues bien, este no está entre ellos, pero sólo es porque poca gente lo conoce, créeme.

Para mi, el banco con mejores vistas del mundo

La pasarela termina aquí, pero no tiene porqué hacerlo tu paseo, de hecho, se puede seguir andando por la costa, con precaución eso sí, o pasear hacia el interior por los caminos que te irás encontrando.

Cala Petxina

Cala Petxina

Pequeña cala de unos 35 m. de largo, mezcla de arena, piedras y conchas rotas, lo que le da un color blanco a las orillas.

El parking más cercano tan sólo cuenta con 6 plazas y es al que llaman Cruce la Caseta.

Es una cala nudista, respétalo, si no te gusta hay otras calas alrededor con otras opciones.

Hace años que visito esta cala y las caracolas y conchas abundaban en ella, cosa que últimamente no ocurre porque la gente se las lleva. Quizás no sepas que algo tan aparentemente inofensivo daña enormemente el entorno.

El descenso de conchas provoca una mayor erosión de las playas, deja sin «casa» a muchos animales que las usan para vivir en ellas o adherirse para sobrevivir y, además favorecemos el descenso del número de moluscos. Los nuevos moluscos (almejas, ostras…) necesitan carbonato de calcio para desarrollar su concha y lo consiguen de las conchas muertas que se van erosionando con el tiempo.

Lo reconozco, las conchas y caracolas, son preciosas, a mi me encantan, pero podemos disfrutarlas allí mismo, sacarles una foto y dejarlas donde están. ¿Qué tal si nos llevamos a cambio alguno de los microplásticos o cristales que también verás.

Playa de Irta

Playa de Irta

Si sigues avanzando hacia Alcossebre, te encontarás con otra de mis playas favoritas, la de Irta, con su ambiente hippy y sus característicos pinos junto a la orilla que proporcionan una estupenda sombra cuando aprieta el sol.

Es de arena gruesa mezclada con grava y conchas. Su longitud es de 30 m.

Playa de Irta

En estas calas la belleza no acaba en su superficie, la riqueza y protección de su fondo marino las hace perfectas para el baño y la práctica del snorkel. Como ya habrás imaginado, zambullirse en sus aguas cristalinas, ya sea para pegarse un baño o para ver las mareas de peces, es uno de los grandes placeres de los que disfrutar.

Playa La Basseta

Playa La Basseta

Continuando nuestro camino, veremos indicaciones a la Playa La Basseta.

Se sitúa ya cerca del límite del término municipal de Alcossebre.

Es una de las más largas, con 1.200 m., pero también más estrechas. Los tramos de arena son pequeños, alternando con rocas y guijarros.

En ella te sientes realmente aislado de la civilización e inmerso en la grandeza natural de la Sierra de Irta.

Cala Argilaga

Cala Argilaga

La cala más alejada de Peñíscola, ya cercana a Alcossebre, que voy a nombrar en este artículo es la Cala Argilaga, otra preciosidad de cala de ambiente naturista y tranquilo.

Su orilla tiene 150 m de longitud y el color es blanco, compuesto por arena y grava. Su entorno es microreserva del Parque Natural.

Cuenta con 14 plazas de parking y 12 más en el llamado Barranco Fuente de la Parra, muy cercano, desde el que se puede llegar andando.

Además de estas calas, existen magníficas playas urbanas que cuentan con todos los servicios tanto en Peñíscola como Alacossebre.

Tampoco deberías dejar de visitar estas localidades, especialmente Peñíscola, con su maravilloso casco antiguo coronado por el Castillo del Papa Luna y una oferta de ocio inmejorable, sobre todo en verano.

Imagen de Peñíscola desde la Sierra de Irta
A %d blogueros les gusta esto: